En el ámbito espiritual, cuando hablamos de abundancia y prosperidad, nos encontramos con el aparente conflicto que existe en relación a si puede y debe una persona buscadora de la Iluminación, de Dios, vivir en prosperidad o por el contrario necesariamente debe tomar “Votos de Pobreza”, de “Renunciación” a todo comodidad, a todo bien material.

Abundancia
Abundancia Vs. Escasez

               Este aparente conflicto se presenta en virtud que algunas religiones alegan que: “A Dios hay que buscarlo no en la abundancia, ni en la prosperidad, sino en la humildad, en la pobreza”; entendida ésta, entre otras cosas por supuesto, como la ausencia de posesiones materiales, tal y como hacen los monjes budistas en la India, o los monjes tibetanos en el Himalaya, o el aparente voto de pobreza y castidad de los clérigos católicos, por nombrar solo a unos pocos.

       En Occidente, los defensores de la “renunciación material” generalmente traen a colación la sentencia del maestro Jesús:

            “Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que un rico entre en el reino de los cielos”

Jesús y la Abundancia Ilimitada

      Sin embargo, si analizamos con cuidado las narraciones de los 4 evangelistas canónicos encontraremos que la imagen que se refleja en ellos de Jesús, en relación a la abundancia y  la prosperidad, no es la de un ser que vivía experimentando escasez, penurias y necesidades, todo lo contrario, nos muestran a un Ser profundamente espiritual,  humilde, sin apegos de ningún tipo y sin deseos egoístas o terrenales, pero que a la menor muestra de necesidad exterior de sus seguidores, los colmaba  con abundancia ilimitada, incluso en términos de derroche.

          Multiplicación de los Peces y Panes

        De las tantas evidencias de la abundancia ilimitada en la cual vivía Jesús, podemos citar la famosa multiplicación de los peces y panes, donde con solo 5 panes y 2 peces no solo alimentó a 5.000 personas, sin contar mujeres y niños, sino que incluso quedó tanto en exceso que tuvieron que guardarlo en varias cestas para utilizarlas en otra ocasión.

“La Pesca Milagrosa”

          Otra muestra de abundancia ilimitada la encontramos en la que ha sido llamada “La Pesca Milagrosa”, donde después de toda una noche frustrada de pesca y ante la evidencia de escasez de peces en el lago, los discípulos ya cansados, extenuados y desalentados, querían retornar a tierra firme, y el maestro les pide que embarquen nuevamente y lancen las redes donde él les indicaba, sacando en esta ocasión tantos peces que hubo que pedir ayuda a otras embarcaciones para poder sacar “La Pesca Milagrosa”, evidenciando una vez más que la abundancia está al alcance de la mano, y solo tenemos que “Creer en ella” y “Pedirla” para verla manifestada.

https://es.wikipedia.org/wiki/Multiplicaci%C3%B3n_de_los_panes_y_los_peces

abundancia
Multiplicación de los peces

          Y así ponemos seguir mencionando infinidad de situaciones relacionadas con la libertad en la cual vivía el Maestro en lo que concierne a las cosas terrenales.

El Pago de Impuestos 

   Cuando los romanos, por ejemplo,  le exigían a los discípulos el pago de impuestos, el maestro nunca respondió no hay dinero, o no se puede pagar por cuestiones que chocan con lo celestial, o esperemos para cuando los tiempos mejores, o esas no son cosas divinas, no, nada de esto.

             Al preguntarle los discípulos al Maestro que debían hacer, este les pidió que fueran al lago, que lanzaran el anzuelo, y que el primer pez que picara, lo sacaran del lago, le abrieran la boca, y con la moneda que encontrarían en la boca del pez, cancelaran el impuesto exigido por los romanos. (Toda esta peripecia utilizada por el Maestro solo para enseñar a los discípulos y a las generaciones futuras a utilizar los canales que tenían a su alcancen para manifestar Libertad Económica y La Abundancia a la cual todos tenemos derecho.

          Si los discípulos hubiesen sido cazadores lo más seguro es que Jesús los hubiese mandado al desierto, la montaña o a la selva a cazar alguna presa bendita, venderla y cumplir de esta forma con sus obligaciones terrenales). Eso sí, todo esto, hasta que los discípulos llegaran al nivel de realización donde no necesitan canal alguno para precipitar cualquier cosa que pudiesen necesitar.

https://www.biblegateway.com/verse/es/Mateo%2017%3A27

            También podemos recordar, ante la celebración de una boda la no menos conocida transformación del agua en vino

            Frente a estos acontecimientos donde se pone en evidencia la abundancia ilimitada de Jesús como proveedor y sustento, nos preguntamos: ¿Donde está la supuesta Renunciación material? …¿Dónde está la escasez? ¿Dónde está la limitación?

Permítanme repetir:

La abundancia está al alcance de la mano, y solo tenemos que “Creer en ella” y “Pedirla” para verla manifestada.

VIVIR SIN APEGOS Y SIN CODICIA

   De que Jesús vivía sin apegos, sin codicia, sin envidia, sin ataduras a las cosas de este mundo no hay ninguna duda, pero no es cierto de que viviera evidenciando penurias, escasez o alguna experiencia de limitación.

abundancia
Libertad espiritual y financiera

  Así como un adolescente no renuncia a sus juguetes, sino que simplemente pierde, por la madures a la cual ha llegado, el interés en ellos, así mismo el maestro no renuncio a ningún bien material sino que siendo Él, por un lado la encarnación manifiesta de la Abundancia, el Amor y la Realización Divina, y por el otro, el Creador, Amo, y Señor de Todo, por esa misma razón no se encuentra atado o apegado a las cosas terrenales, pudiéndolas utilizar libremente cuando así le es menester. Y es en este nivel espiritual de realización donde el Maestro nos invita a Vivir.

        “Siendo hijos de Dios, hechos de su propio linaje divino, forzoso es que manifestemos su pedigrí: La Abundancia, el Amor y la plenitud en todas sus formas, sin ataduras ni apegos de ningún tipo, pudiéndolas utilizar libremente cuando en inteligencia y sabiduría sea pertinente.”

Vivir libres de preocupaciones tal y como “Los lirios del Campo”

En vez de una renunciación forzada a las cosas materiales, todos los “Buscadores de la Verdad”, debemos experimentar el vivir libres de apegos… Vivir libres de codicia y avaricia… Vivir libres de angustias y zozobras económicas, en general vivir libres de preocupaciones tal y como “Los lirios del campo” en el relato bíblico. Manifestando en todo momento Dominio y Libertad absoluta sobre todos los elementos de esta tierra.

           La clave se encuentra en Ser mansos y humildes de corazón. Con un espíritu que utiliza la riqueza y la opulencia para ayudar al prójimo, para crear bienestar en el entorno donde se mueve, con una consciencia que utiliza la abundancia del universo para servir, tal y como lo hacia el Maestro Jesús.

         Tomando como nuestra las enseñanzas del maestro, para ir fortaleciendo en nosotros esa conciencia de humildad, mansedumbre y  serenidad, punto fundamental en toda consciencia de riqueza, podemos afirmar – sintiéndolo –  cada vez que sea menester:

“Yo soy manso y humilde de corazón”.

           De esta forma, podremos llegar paulatinamente a la conciencia espiritual donde residía en forma permanente el maestro Jesús, UNA CONCIENCIA DE ABUNDANCIA ILIMITADA, pero sin apegos, sin codicia, sin envidia, sin ataduras a las cosas de este mundo.

 Dios los bendice.

William J. Medina

Director de Mystico Revista

Fundación Mystico para el Despertar Espiritual
Fundación Mystico para el Despertar Espiritual

https://mysticorevista.com/contacto/

@mysticorevista

www.mysticorevista.com